LOLO

entrada en el refugio

ESTADO: Fallecido. Descansa en paz, pequeño.

NOMBRE: Lolo

SEXO: Macho

RAZA: Europea

TAMAÑO: mediano

FECHA NACIMIENTO: 15/10/2015

FECHA ENTRADA EN RESIDENCIA: 24/07/2018

CARÁCTER: Lolo es un gato que ha vivido toda su vida encerrado en un lugar donde apenas le llegaba siquiera la luz exterior, por lo que no ha tenido contacto directo con la gente. Es un gato que no ha conocido el cariño de una mano amiga y que, por lo tanto, no se deja tocar ni coger. Nos alegra mucho que no sea un gato agresivo, y sabemos que simplemente necesita tiempo. 

CON PERSONAS: Muy bueno

CON GATOS: Muy bueno

CON PERROS: Muy bueno

HISTORIA: Lolo es uno de los supervivientes que rescatamos de la colonia que malvivía en la Fábrica de vidrios de Sevilla. Esta fábrica estaba abandonada desde hacía muchos años y nos pidieron ayuda para que acogiéramos a los gatitos que allí vivían ya que iban a demolerla y el futuro de estos pequeños era ser recogidos por el Zoosanitario (perrera).

No pudimos mirar hacia otro lado y con la ayuda de una serie de personas particulares que se encargaron de recoger a los pequeños, hacerles un test de leucemia e inmunodeficiencia y esterilizarlos nos los fueron llevando a nuestro refugio. Lo que en principio iban a ser 15 gatitos se convirtieron en 30, más un cachorro de perro de dos meses, lo que nos supuso un tremendo trastorno en el refugio para ubicarlos, pero no podíamos dejarlos donde estaban dada la complicada situación.

Nos fueron llegando de a 4 ó 5 adultos más otros tantos cachorros diariamente. Dada la inexperiencia de las rescatistas, muchos de ellos fueron separados de sus madres cuando aún estaban lactando y la mayoría de los adultos se esterilizaron estando enfermos (el 99% de los pequeños estaban enfermos), acentuándose por desgracia su enfermedad entre el estrés del rescate, la intervención quirúrgica y el cambio de territorio. Dadas estas circunstancias muchos de los pequeños desgraciadamente fallecieron. Probablemente hubieran fallecido de quedarse donde estaban, ya que la fábrica, cuando entraron los compañeros, y tal como nos hemos informado por fuentes externas, estaba llena de cadáveres de gatitos y de animales enfermos que se contagiaban unos a otros, lógicamente.

Tras varias pruebas, se descubrió que lo que provocaba el lagrimeo y la presión en el ojo de Lolo era un tumor maligno alojado en el cerebro que no era operable. Descansa en paz, Lolo.

LOLO EN NUESTRO REFUGIO

LOLO AL LLEGAR A NUESTRO REFUGIO

EL INTERIOR DE LA FÁBRICA DE VIDRIO

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

*